domingo, 20 de junio de 2010

Matemáticas sexuales for Dummies




Los humanos desde que empezamos en nuestra tierna babeante y lactante infancia a relacionarnos con el mundo empezamos a recibir etiquetas y a ponerlas ,
la primera de ellas es "es niñ@!" y zaz automáticamente pasamos al grupo de niños o niñas, sería estúpido pensar que esto no tiene repercusión.

"Mira ! es hermafrodita!" (afortunadamente no hay muchos caso de estos y la mayoría tienen solución), enseguida nosotros comenzamos a hacer distinción entre “la tia pellizca-cachetes ” y la “tía que me da galletas” , ”el tío que me da de su cerveza”, “el pariente que le huele la boca” y así.

No es por tanto raro que esta costumbre de etiquetar vaya “evolucionando” y un día tenemos una nueva habilidad la de “evaluar”, y un día llegamos y decimos “ese pinche flaco larguirucho tiene cara como de proxeneta y lambiscón, además se viste como profesor de telesecundaria”, “esa pelirroja se ve bien golosota pero le sale lo ranger por todos lados”, “el pinche nuevo jefe tiene cara de hijo de puta”, “esa mujer es muy guapa y es linda persona, “ese tipo es de oca madre, muy simpático y de platica interesante””.

Ejemplos mas , ejemplos menos , el punto es este, evaluamos, medimos , ponderamos en nuestra cabeza los individuos pasan un proceso de “desmenuzamiento” a veces mas objetivo, a veces menos.

De manera inconsciente le asignamos una ponderación a las personas, “esa mujer esta de 10”, “ese wey con trabajo s alcanza un 7” y curiosamente en las parejas pasa algo similar , los de 7 se juntan con los de 7 u ocho, o hacia abajo con 6 o 6.5, pero casi siempre manteniendo una distancia no mayor de 1.5.

Repentinamente encuentras casos de mujeres 9 con tipos 5 (o al menos un 5 a primera vista), curiosamente y aunque ya sabes que “el tamaño no importa” te quedas pensando “probablemente ese tipo tiene un pitote, un pene mastodóntico que la aloca y la hace feliz (los hombres y nuestros complejos)”, pasada la fase adolescente de razonamiento estúpido que todos los hombres tenemos , piensas con mas calma “probablemente el tipo sea un gurú de la moda”, “ha de ser un pinche traficante de drogas”, “el tipo es su alachuete”. “ha de ser un pinche diputado y esa es su querida”.

Después de que la envidia te ha sugerido montones de posibles consecuencias , tratas de cuadrar la ecuación ”que hace una 9.2 con 5.0, asi plano sin chance de subir a 6”, piensas en los posibles bonus que pueden hacer subir a este tipo de apariencia 5.0 , porque es solo eso la apariencia, atisbas su entrepierna para descartar lo del dinosauresco pene y todo luce normal, después te enteras que el tipo es profesor de la universidad y gana bastante dinero pero aun asi apenas completa el 7.5, y descubres que ella es una Frida Kahlo wanabe una groupie del comandante Marcos y el es sociólogo , antropólogo y etnólogo , todas esas carreras light y entonces descubres donde estaban esos puntos faltantes.

Lo mismo puede suceder a la inversa hombre bien parecido con mujer fea y sin chiste, pero descubres que ella es inteligente , dominante, controladora y sabe como controlar al tontito este.

A veces no hay explicación posible, la naturaleza parece jugar chueco y te encuentras 8 s con 6 s de manera casi inexplicable.

Un tipo de 7 conoce a una chica de 10 (aparente) el se siente atraído por ella , pero no sabe como sustraerla del grupito de niñatos babosos intento de galan de telenovela que la rodean y le prodigan atenciones, ella se siente un 10 genuino, bonita, buen cuerpo, “rica y apretadita” como dice “el General”, ella se siente la torta mas chida de la canasta llamada oficina, El tio procede entonces a emparejar los marcadores, le quedan de 2 sopas:

1. Conseguir dinero, posición, renombre, alargar su pene , hacerse la cirugía , sacar un auto del año para impresionar y asi conseguir esos puntos extras que la emparejen a la 10
2. Rebajarle puntos a la 10 hasta que se convierta en un alcanzable 8, lo cual no se consigue haciéndole una cicatriz en la cara o haciendo que la corran del trabajo o le quiten el titulo.
Nuestro sujeto se decanta por la segunda opción y procede a restarle puntos a la numero 10, la ignora y la maltrata psicológicamente, le dedica piropos y atención a tipas feas, desprecia sus logros y la trata como una 6.

Esta misógina táctica (recuerden que este es un blog misógino) funciona algunas veces, la presa se da cuenta de que es menospreciada y quiere averiguar porque la gordis de las copias se merece la atención de este tipo y ella no le rinde pleitesía como todos los demás en la oficina o el salón, es un proceso lento y de desgaste pero cuando funciona la despreciada mujer se siente de 6 y esta feliz de que ese maravilloso ejemplar de ser humano 7 le dedique una mirada.

Si cruel pero efectivo, me consta, lo he visto funcionar, destruirle la autoestima a una mujer para que siente que le haces un favor al estar con ella.
Parémosle a la misoginia y le platicare un caso verídico
Gabriela es estudiante de historia esa carrerucha que tanto desprecia un 6.5 como yo, ella es un perfecto 6, desaliñada, no bonita, rozando lo indiferente, mal vestida, sin mucha nalga y escaso chicharrón, cutis de muerto fresco, platica aburrida, amigos idiotas, amigas feas, padres hippies , todas esas cosas que aderezan a los licenciados.

Carlos es guapo, bien vestido, con cierto aire a la Tom Cruise que le gusta a las maduritas , buen chico, muchos amigos, pareciera el clásico quarter back de colegio gringo de mierda de esos donde las minorías asiáticas matan a escopetazos a los demás estudiantes, Carlos es inteligente , agradable y … pendejo, no solo pendejo e inculto, un niño bonito con mierda en la cabeza.

Cuando conoce a Gabriela, se deslumbra de conocer una persona tan inteligente que “se sabe las capitales de los países y los nombres de los últimos presidentes de mexico”, escucha las noticias ,mas aun las entiende, Gabriela aprovecha esto y se dedica a minar la autoestima de Carlos , con genuino deprecio porque “odia a los fresas”, Carlos se maravilla cada vez mas con ella y ella a su vez no se resiste al hecho de tener al “macho alfa” comiendo de su mano y tan tán, lo demás es historia.

La pareja del galán y la niña de los dientes verdes hace furor, Gabriela lo trata como idiotita en frente de todos y el es feliz, cree que la asquerosidad que trae por mujer es un bombón y esta feliz de “haberla conquistado”.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajaja no manches, tienes mucha razón. Me pregunto que soy yo, pq me siento como un 6. En fin, cada quien sus traumas.
Yo conozco un caso donde el tipo se sentía de 10, era realmente 3, y lo peor es que la novia creía que era 10 hasta que se dió cuenta que realmente era 3 y lo dejó. Interesante...

Mireya dijo...

y eso que no hablaste de números negativos.
Cuando mis amigas se ponen en plan de drama queen bajan de 6 o 7 a -3 directito al infierno.

Blog misógino
JA!
ya veremos, ya veremos!

Borracho dijo...

Jajaja!

Genial, mi buen manteka. También podría darse el caso de chicas de 8,5 o 9 cuya autoestima ya ha sido vapuleada por otros, así nomás te apareces y cosechas lo que otros han querido desperdiciar.

Es en esas situaciones de vulnerabilidad, donde la chica tiene las defensas en el nivel mínimo, cuando puede aparecer un borracho cualquiera y tomar la ventaja...

Misógino, lo sé. Y triste además, pero cierto.